Asociación para el Desarrollo Rijatz'ul Q'ij (Semilla de Sol)

Rijatz'ul Q’ij es una organización de la sociedad civil guatemalteca, apolítica, no religiosa y sin fines de lucro, constituida por un colectivo de mujeres y hombres emprendedores sociales: multidisciplinarios, multilingües, multiculturales y multiétnicos comprometidos con generar propuestas de solución innovadoras a la   problemática social, política, ambiental y económica del país.   Trabajamos la investigación aplicada al pensamiento estratégico y a impulsar acciones concretas para mejorar las  condiciones de vida y   estimular el ejercicio de una ciudadanía   activa, efectiva y  responsable que haga posible la convivencia pacífica, con equidad, en democracia y en armonía con la madre naturaleza.

El equipo humano de Rijatz'ul Q’ij (Semilla de Sol) articula un grupo de profesionales de la ingeniería, sociología, administración, economía y auditoría para enfrentar el reto de la transición energética en Guatemala, así como pensar y proponer un futuro alternativo a la transformación económica.  

Se cuenta con experiencia acumulada de años de trabajo enmarcada en procesos de desarrollo socioeconómico y de planificación participativa que conllevaban a su concreción en programas y proyectos de desarrollo integral para comunidades rurales priorizadas, bajo criterios que permitan alcanzar los objetivos de promover bienestar en la   población de manera armónica con su entorno vital y enfrentar los retos que plantea el cambio climático y las crisis globales (económica, política, ambiental y energética).

Se fomenta una cultura institucional de respeto a los valores multiculturales que celebre la co-creación y la innovación intercultural para la transformación de los medios de vida.   Fomentamos la eficiencia energética en el ámbito doméstico, público e institucional para lograr mayor competitividad y contribuir a mitigar el cambio climático.

Rijatzul Q’ij plantea y contribuye al diseño de políticas relacionadas con la reducción de la pobreza, gestión de recursos naturales y reducción de riesgo a los desastres; para que a partir de la práctica, se elabore una conceptualización de políticas públicas que permitan conectar lo rural y periférico con lo centralizado.